Home

descarga

Texto de la conferencia que dio Marc en la Facultad de Comunicación  de la Universidad de Navarra, 24 octubre 2012.

Marc Marginedas: “En la guerra, la información es un arma más para emplear contra el enemigo”
El veterano corresponsal de guerra de ‘El Periódico’ y antiguo alumno de fcom ha dado las claves para ser un buen reportero a los alumnos de primer curso.

Marc Marginedas, enviado especial a zonas de conflicto de El Periódico, terminó sus estudios de Periodismo en la Universidad de Navarra en 1990. Veintidós años después regresa a los pasillos de fcom con un nuevo libro debajo del brazo. El veterano reportero de guerra ha ofrecido una charla a los alumnos de primer curso, en la que les ha proporcionado las claves necesarias para poder realizar un buen reporterismo de guerra.

121024marginedas

Marc Marginedas y el profesor de fcom Francisco Verdera, durante la sesión.

El periodista, ante la mirada expectante de los recién estrenados estudiantes de fcom, ha manifestado con rotundidad: “La curiosidad es algo esencial para un periodista”. Y también ha remarcado la importancia que tiene el aprender idiomas poco comunes, “lenguas como el chino mandarín, el árabe o el ruso”.

Periodismo en el campo de batalla, escrito por Marginedas, relata sus últimos quince años presente en conflictos armados en países como Rusia, Irak, Pakistán, Líbano, Sudán o Siria. Una autobiografía en la que narra las barreras a las que se enfrenta un corresponsal de guerra. Reflexionando sobre ello, Marginedas ha manifestado que los periodistas, a la hora de narrar un conflicto, poseen muchas limitaciones, pero no únicamente físicas. De hecho, según su criterio, una gran limitación reside en las dificultades con las que se topa un corresponsal de guerra en el camino hacia la verdad: “Todas las partes en un conflicto mienten y la verdad es la primera víctima en caer”. Además, ha asegurado que “en la guerra la información se transforma en un arma más para emplear contra el enemigo”.

Marginedas ha explicado a los alumnos que en un conflicto bélico todo está hecho para que el periodista no se aproxime al frente. Ante esto, al periodista le está permitido hacer cualquier cosa con el fin de entrar en zona prohibida, “todo es legítimo”. Para entrar en un territorio prohibido, según Marginedas, “el corresponsal puede introducirse integrado en una unidad militar o intentar pasar desapercibido”. Un ejemplo de ello es lo que ha contado sobre sus frecuentes viajes a Pakistán: “Cuando aterrizo me dejo crecer la barba y me visto como ellos”. Marc Marginedas asegura que es menos arriesgado viajar integrado con un ejército aunque, eso sí, “los testimonios no son tan buenos y existe la posibilidad de que estén manipulados”. El periodista ha confesado a los alumnos de fcom que su último viaje, a Siria, ha sido uno de los más peligrosos y duros de toda su vida profesional: “Me tuve que mover con simpatizantes sirios para no ser detenido”.

“El reportero de guerra pone en juego su vida, por lo que hay que medir los riesgos que puedas correr”, ha alertado Marginedas. Asimismo, ha reflexionado sobre la necesidad de saber distanciarse de la situación, “poner una pantalla, una barrera, y simular que estás filmando una película”.

No obstante, el corresponsal ha transmitido a los alumnos su pasión por el reporterismo de guerra durante toda la conferencia: “Es maravilloso hacer lo que hago. Si muero, moriré haciendo lo que me gusta”.

Text: Ofelia Hernández, Foto: Amaia Rodríguez.