Home

descarga

Comenzó en el mundo del arte como pintor y caricaturista y empezó a practicar la fotografía en el año 1955. En ese momento entró en contacto con miembros de la Agrupación Fotográfica de Cataluña, donde coincidiría con Xavier Miserachs y Ramón Masats, con los que expuso por primera vez en 1957 en la Agrupación la exposición Terré-Miserachs-Masats (Sougez, Marie-Loup et al., 2007) y en el año 1959 en la Sala Aixelà.

Su hija Laura Terré escribe de él: “en su primer reportaje sobre una tarde de Jueves Santo se concentran los hallazgos que después le van a hacer meditar los derroteros de su fotografía: la infancia, la muerte, el carnaval… Concibe la coherencia como una fidelidad ciega a una serie. En vez de avanzar en línea recta, separándose del origen (como suele ocurrir en otros autores), su obra se desarrolla en espiral, vuelve y se revuelve, ocupando todo el espacio alrededor del origen, creando una complejidad única de matices.” (VV.AA, 2001)

En 1958 se integra en el grupo AFAL (Agrupación Fotográfica de Almería). Más tarde pasó a formar parte de su comité directivo y participó en sus actividades.
En su trabajo se pueden apreciar coincidencias con el de fotógrafos extranjeros del momento como Robert Frank, William Klein, Henri Cartier-Bresson o Eugène Smith.
En 1959 se traslada a vivir a Galicia. Lleva a cabo encargos fotográficos para la decoración de espacios públicos e industriales. A partir de 1968 abandona la actividad y las exposiciones durante un largo periodo.

En 1982 volvió a la actividad fotográfica, participando en diferentes exposiciones individuales y colectivas en España y el extranjero.

A partir del año 1999 es representado por Vu’, galería parisina que dirige Christian Caujolle.

En 2008 recibe el premio Bartolomé Ros a su trayectoria profesional en PHotoEspaña
Falleció el 29 de octubre de 2009 en Vigo, tras sufrir una larga enfermedad.

RicardTerre[4]

Una de las anécdotas que define el carácter humano de Terré es la de ‘La Niña Bizca’ vestida de Primera Comunión. La imagen de Isabelita Clemente fue expuesta en Barcelona en la muestra con Miserachs y Massats a pesar de que alguien había visto “mala intención”. Un médico emocionado por aquella mirada estrábica quiso conocer al autor y le propuso que fotografiase a su hija. La única condición de Terré fue que a cambio operase a la niña bizca. “Un año después, Isabel Clemente se presentó en su casa con el mismo vestido, la mirada corregida y un pollo en la mano como regalo”, relata Chema Conesa.

https://www.facebook.com/pages/Ricard-Terr%C3%A9/142070012475869