Home
Frida 1932

Frida 1932

Frida nació en una familia de fotografos . Su abuelo paterno vendia productos fotográficos en Baden-Baden, su abuelo materno era un fotógrafo de estudio en Oaxaca y en el momento en que ella nació en 1907 su padre se había convertido en un fotógrafo con bastante éxito en la Ciudad de México.

Frida era la hija favorita de Guillermo y él le enseñó no sólo a los aspectos técnicos de su profesión, tambien los artísticos. Cuando era una adolescente que no podía operar una cámara, el le enseño el proceso en el cuarto oscuro, también aprendido bastante acerca de puesta en escena y la composición.

Frida Kahlo en 1919

Frida Kahlo en 1919

En 1925 Frida estuvo involucrada en un accidente de autobús horrible y pasó un mes en un hospital donde mientras se recuperaba en un corsé de yeso comenzó a pintar autorretratos desde una réplica de la “muerte baila alrededor de mi cama por la noche.” – Sus pinturas están completamente influenciadas por la formación de su padre en su composición. Guillermo tenía la esperanza de que iba a seguir sus pasos y convertirse en un fotógrafo, pero ella terminó haciendo aun más – canalizo su vida a través de su arte:

Incluso cuando era niña Frida tenía mucha confianza en sí misma delante de la cámara, unos ya que había interiorizado las lecciones de composición de su padre. Podía proyectar cualquier imagen específica que quería. Como mujer joven, bella de Diego Rivera, resultó ser un tema irresistible para el retrato. Después de reunirse con Edward Weston escribió en su diario”[era] una muñeca junto Diego … La gente dejó de mirar con asombro. “Ella fue fotografiada por los maestros de principios del siglo 20, incluyendo Weston, Imogen Cunningham, Martin Munkacsi y Lola Álvarez Bravo.

Imogen Cunningham. Frida Kahlo, 1930

Imogen Cunningham. Frida Kahlo, 1930

Edward Weston. Frida Kahlo, 1930

Edward Weston. Frida Kahlo, 1930

Nickolas Muray. Frida pintando Las dos Fridas, ca. 1938

Nickolas Muray. Frida pintando Las dos Fridas, ca. 1938

Los retratos más íntimos de Frida fueron hechos por su amante, el maestro de origen húngaro Nickolas Muray. Estas imágenes, tomadas en su estudio de Nueva York en el apogeo de su romance, son tal vez los retratos más bellos y emblemáticos de Frida.

Nickolas Muray. Frida Kahlo, 1939.

Nickolas Muray. Frida Kahlo, 1939.

Nickolas Muray. Frida en el banquillo blanco, Nueva York, 1939

Nickolas Muray. Frida en el banquillo blanco, Nueva York, 1939

Leo Matiz. Frida Kahlo, 1946

Leo Matiz. Frida Kahlo, 1946

Retratos de Frida ocultan tanto como lo que revelan. El vestido de tehuana y joyería precolombina, especialmente al final de su vida, han sido cuidadosamente diseñados para ocultar lo que aunque fueron sus imperfecciones físicas. Ella era, como ella escribia en su diario “la gran ocultadora” (el gran corrector).

Juan Guzmán. Frida sosteniendo un espejo en el hospital, ca. 1951

Juan Guzmán. Frida sosteniendo un espejo en el hospital, ca. 1951

Las lesiones causadas por el accidente de autobús plagaría a Frida por el resto de su vida. Ella soportó incontables operaciones y convalecencias que la dejarían en cama hasta nueve meses. Su pierna derecha fue amputada en 1953 y después de un ataque de neumonía, murió el 13 jul 1954, sólo días después de escribir en su diario “Espero alegre la salida y espero no volver jamás”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s