Home

imagesEn 1966 una edición revolucionaria de la revista británica Vogue llegó a los quioscos, la primera con una mujer de color en la portada. No importa que los editores presentaran la modelo con la mayoría de la cara cubierta, (la imagen de portada fue diferente en las ediciones americanas ), pero ya se había hecho historia. La misteriosa mujer era Donyale Luna, una belleza de 20 años de edad y de mas de dos metros de altura, Luna estaba en el mejor año de su carrera. Hacia 16 meses que había salido de Detroit a Nueva York y ahora su cara era tan frecuente en la moda que la revista Time, publicó un artículo en su edición de abril 1966 titulado “El Año Luna”, que describió su rápido ascenso a la fama. “Ella tiene una forma maravillosa”.


La Marcha  Vogue no fue la primera portada de Luna, ni tampoco era la primera vez que una mujer de color aparecia en una de las revistas de moda más importantes, pero era la primera fotografía en una portada . El año anterior, el Harper Bazzar estaba tan cautivado por las miradas de Luna, que ofreció un esbozo de ella en su portada de enero 1965, antes de que ella apareciera en las páginas de la revista. Pero el éxito de Luna fue de corta duración. Aunque ella tenia supuestamente un contrato exclusivo con Richard Avedon,  no recibió una cálida recepción en la Séptima Avenida , y sus trabajos eran pocos y distantes entre sí. Ella estaba dispuesta a dejarlo todo como muchos modelos negros en ese momento. Luna se trasladó a Europa a trabajar. Allí, los diseñadores como Yves Saint Laurent y Christian Dior eran más propensos a trabajar con modelos de raza negra que en los Estados Unidos. Mil novecientos sesenta y seis fue un buen año, pero algo fallo en  su carrera . Según los informes, le encantaba ir de fiesta y a menudo era poco fiable y llegaba tarde en sus compromisos. Ella apareció en algunas películas de Andy Warhol y de Fellini en el Satyricon y posó para Playboy en 1975.

En Italia conoció y se casó con el fotógrafo italiano Luigi Cazzaniga y tuvieron una hija en 1977. Pero esa felicidad duró poco también. En 1979 murió de una sobredosis de heroína en Roma. Es una pena que la vida de Luna estuviera tan definida por su raza porque ella era claramente una modelo preciosa, independientemente del color de su piel.  En Londres, se vio envuelta en un drama judicial por pelearse con Mia Farrow y otros tres hombres, después de un gerente en el Cavendish Hotel no les dejara alojarse por razones no explicadas, aunque Luna acusó al hotel de racismo. Para los medios de comunicación, ella siempre esquivó las preguntas sobre su raza tan a menudo que  desarrolló una reputación como rara y extraña .

Aunque su carrera fue de corta duración, su impacto fue de larga duración; Luna ayudó a allanar el camino para que las mujeres no blancas entraran en el mundo de la moda, y todo comenzó con una portada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s