Home

Cecil_BeatonEl interés de Cecil Beaton por la fotografía se despertó en su infancia, cuando siguiendo las instrucciones de su niñera, una fotógrafa aficionada, comenzó a tomar fotos de sus hermanas. Muy pronto desarrolló una marcada predilección por los retratos sofisticados y estilizados que le inspiraban sus predecesores, como por ejemplo el Barón de Meyer o Edward Steichem. Con materiales que producian efectos sorprendentes, como por ejemplo espejos o papel de celofán, Beaton construía suntuosos decorados en los cuales hacia posar a los miembros de su familia, vestidos con elegantes atuendos. No le interesaban tanto las personas o los vestidos, como la atmósfera estética que irradiaba el contexto general. Allí se manifiesta su segundo gran talento, el de decorador y creador de vestuarios para el teatro, que solo llegaría a desplegar plenamente mucho mas tarde, entre 1940 y 1970.

Su primera exposición fotográfica tuvo lugar en 1926, en una galería londinense poco conocida, y tuvo un éxito enorme que le valió un contrato con la revista Voge, para la cual Beaton trabajó como fotógrafo de moda hasta mediados de los años cincuenta.

Texto: Thomas Von Taschitzki.